EL DEPORTE

Pese a la escasa disponibilidad de espacio e infraestructura, en la escuela se realizarán actividades deportivas como la gimnasia, el atletismo, el fútbol, el voleibol, sokatira, etc. Importante será poder garantizar el equipamiento específico (camisetas y zapatillas de gimnasia y de fútbol), balones, que no son accesibles a los niños más pobres y hasta ahora regalados por los donantes. El deporte también será un potente factor de igualdad entre géneros. Las niñas, por ejemplo, e menudo excluidas de la práctica deportiva, serán invitadas a usar los pantalones cortos o el chándal, en vez de la omnipresente falda... ¡Parece poco, pero en Uganda no lo es! También enseñar a andar en bicicleta a las niñas reviste una particular importancia entre la actividad motora y de equiparación social (a las mujeres musulmanas esto no se les consiente, mientras las demás deben adecuarse a la disposición familiar...).

El primer "voluntario del deporte" que colabora con nuestra escuela ha sido Andrea, un joven de 29 años, entrenador de fútbol certificado U.E.F.A.. Andrea, que ya ha tenido experiencias similares en España y Australia, ha puesto toda su experiencia deportiva y de entrenador al servicio no sólo de los niños de nuestra escuela, sino que también a todos los del barrio. Andrea se ha ocupado de la formación deportiva de diversos equipos de fútbol locales y ha organizado en Kibiri el primer "Trofeo de fútbol Deborah Ricciu – Espandere Orizzonti”. Al fútbol le ha afianzado también otros deportes como el voleibol, la gimnasia, el atletismo, etc.  Su experiencia como entrenador y asesor deportivo ha sido de gran ayuda para algunos jovencísimos entrenadores locales.

DEBORAH RICCIU

ESPANDERE ORIZZONTI