El personal de la escuela lo forman voluntarios que viven sobre todo en Cerdeña y en Uganda. Otros voluntarios ocasionales participan en las actividades del año escolar. También trabajamos con amigos españoles, alemanes y noruegos, que se encargan de los contactos en el extranjero. Y obviamente hay muchos donantes. Ninguno de nosotros es retribuido y todos los gastos son a nuestro cargo. Y obviamente hay muchos donantes. Todos trabajamos como voluntarios. Cualquiera que quiera echar una mano será bienvenido.

Nuestra misión mira hacia una formación basada en la cooperación, tolerancia social y religiosa, en la laicidad de la educación, en los valores de paz e igualdad. Queremos generar una simbiosis entre los aspectos positivos de la cultura africana y las prácticas científicas y humanistas occidentales,  en una escuela

gratuita, con métodos de enseñanza modernos e innovadores, deportes y actividades extracurriculares, respeto por el medio ambiente y educación cívica, dirigida a huérfanos o niños desfavorecidos.

Tenemos un imperativo ético y moral: ser transparentes en la utilización del dinero de todos los donantes y del nuestro propio. Por este motivo, siempre publicamos las facturas de todas las compras y los gastos, de los materiales adquiridos o los trabajos realizados. Nuestros balances son simples y puestos al día mensualmente y nos permiten entender para qué se gasta el dinero de las donaciones. También somos transparentes con las familias ugandesas mostrándoles como gestionamos la escuela y sus costos.

Uganda es "La Tierra de la Libertad", recita el imno nacional ugandés. Es una nación de belleza y cultura extraordinaria, con una población multiétnica, trabajadora y pacífica. Es un país políticamente estable, que ha logrado levantarse después de años de guerra civil mejorando las propias condiciones de vida. Sin embargo, aún existen muchos problemas, como superpoblación, deterioro medioambiental y pobreza. En base al índice de Desarrollo Humano, Uganda se encuentra en el puesto 157 entre 182 naciones del mundo. En la capital Kampala, viven 1,6 millones de habitantes con gran disparidad entre ricos y pobres. La natalidad es muy alta y además los huérfanos son 2,5 millones. A pesar del creciente esfuerzo del gobierno, a menudo las escuelas públicas no satisfacen la gran demanda de enseñanza, mientras que las privadas tienen un coste muy alto para muchas familias. Nos hemos empeñado en hacer cualquier cosa por estos niños huérfanos creando prácticamente de la nada una escuela gratuita y de calidad. Nuestros valores son la Declaración Universal del Derecho Humano y el convenio de los Derechos de la Infancia. Vale la pena probar y demostrar que por estos niños un futuro mejor es posible.

  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon